Introducción

1. INTRODUCCIÓN

La luz es el elemento que determina la visión de las cosas. Sin ella viviríamos en un mundo de total oscuridad y las características de los objetos nos llegarían por medio de sentidos distintos al de la vista, como el tacto, el oído, el gusto o el olfato.

Lo que nuestros ojos perciben no es más que luz que se refleja en los objetos que nos rodean, y llega hasta nosotros permitiéndonos disfrutar de la forma, el color y la textura de las cosas. Según sea la cantidad y la calidad de la luz que incida sobre un objeto determinado, éste se nos presentará bajo una u otra apariencia, color o característica. También influirá la dirección desde la que la luz llegue hasta el objeto en cuestión.

El ojo y el cerebro son máquinas que se adaptan sorprendentemente a las condiciones de luz más extremas pero la percepción de las cosas se ve influidas por los siguientes factores, a saber: intensidad de la luz, calidad, color y dirección.