3. Focos

3. FOCOS

Partes del foco.

En un foco podemos distinguir tres partes:

  • la carcasa y elementos de sujeción,
  • la lámpara,
  • los elementos proyectores y reflectores.

La carcasa y elementos de sujeción.

La carcasa es el elemento en que se alojan la lámpara y el espejo. La lámpara se sitúa en la carcasa, ésta puede acercarse o alejarse para controlar el haz de luz. Dentro de la carcasa hay una lente para concentrar el haz de luz en un lugar determinado. La lámpara se acerca o aleja de la boca de la carcasa para acercar o alejar. La carcasa puede ir acompañada de los siguientes elementos de control de la luz y sujeción.

Viseras. Sirven para reducir el haz de luz de un foco y evitar que la luz manche zonas no deseadas. Consisten en unas aletas metálicas dotadas de bisagras que se sitúan en la parte frontal de los aparatos de iluminación. Estos accesorios permiten controlar la anchura del haz en cualquier sentido. Son láminas planas de metal colocadas en los lados de la lámpara y sirven para prevenir que la luz incida sobre ciertas áreas, donde no queremos que llegue.

A description...

Conos. Se trata de piezas parecidas a un embudo que se colocan ante un foco para obtener un haz de luz muy estrecho y concentrado.

Soportes para filtros: Son usualmente parte de las viseras y se insertan en una ranura en el frente de la lámpara. Pueden contener uno o más filtros o rejillas para reducir la intensidad de la luz, uno o más difusores para suavizar la luz, una gelatina de color para alterar la temperatura cromática de la luz.

A description...

Cables de seguridad. Se coloca entre el foco y la parrilla de iluminación o pantógrafo para incrementar la seguridad y evitar que ambos se separen en caso de accidente impidiendo así la caída del foco.

A description...

Gancho telescópico. Sirve para modificar manualmente la posición de un foco.

A description...

Pantógrafo. Permite modificar manuel o automáticamente la altura del foco y su distancia respecto a la parrilla de iluminación suspendida del techo del espacio escénico. Es más utilizado en televisión que en teatro o espectáculos.

A description...

Abrazadera en C. Unen el foco a la parrilla de iluminación haciendo presión sobre esta para que el foco no se desplace por sí solo.

A description...

CARACTERÍSTICAS DE LAS LÁMPARAS

CROMATICIDAD

Los colores que vemos con nuestros ojos dependen en gran medida de las características cromáticas de las fuentes de luz. Por poner un ejemplo, no se ve igual una calle de noche a la luz de las farolas iluminadas por lámparas de luz blanca que con lámparas de luz amarilla.

A la hora de describir las cualidades cromáticas de las fuentes de luz hemos de considerar dos aspectos. El primero trata sobre el color que presenta la fuente. Y el segundo describe cómo son reproducidos los colores de los objetos iluminados por esta. Para evaluarlos se utilizan dos parámetros: la temperatura de color y el rendimiento de color que se mide con el IRC.

La temperatura de color hace referencia al color de la fuente luminosa. Su valor coincide con la temperatura a la que un cuerpo negro tiene una apariencia de color similar a la de la fuente considerada. Esto se debe a que sus espectros electromagnéticos respectivos tienen una distribución espectral similar. Conviene aclarar que los conceptos temperatura de color y temperatura de filamento son diferentes y no tienen porque coincidir sus valores.

El rendimiento en color, por contra, hace referencia a cómo se ven los colores de los objetos iluminados. Nuestra experiencia nos indica que los objetos iluminados por un fluorescente no se ven del mismo tono que aquellos iluminados por bombillas. En el primer caso destacan más los tonos azules mientras que en el segundo lo hacen los rojos. Esto se debe a que la luz emitida por cada una de estas lámparas tiene un alto porcentaje de radiaciones monocromáticas de color azul o rojo.

Para establecer el rendimiento en color se utiliza el índice de rendimiento de color (IRC o Ra) que compara la reproducción de una muestra de colores normalizada iluminada con nuestra fuente con la reproducción de la misma muestra iluminada con una fuente patrón de referencia.

DURACIÓN.

Para determinar la vida de una lámpara disponemos de diferentes parámetros según las condiciones de uso definidas.

 

  • La vida individual es el tiempo transcurrido en horas hasta que una lámpara se estropea, trabajando en unas condiciones determinadas.
  • La vida promedio es el tiempo transcurrido hasta que se produce el fallo de la mitad de las lámparas de un lote representativo de una instalación, trabajando en unas condiciones determinadas.
  • La vida útil es el tiempo estimado en horas tras el cual es preferible sustituir un conjunto de lámparas de una instalación a mantenerlas. Esto se hace por motivos económicos y para evitar una disminución excesiva en los niveles de iluminación en la instalación debido a la depreciación que sufre el flujo luminoso con el tiempo. Este valor sirve para establecer los periodos de reposición de las lámparas de una instalación.
  • La vida media es el tiempo medio que resulta tras el análisis y ensayo de un lote de lámparas trabajando en unas condiciones determinadas.