Foro de debate Tema 5

Participación de la comunidad en el centro escolar: aportaciones

 
Picture of INES TOMAS AGUSTI
Participación de la comunidad en el centro escolar: aportaciones
by INES TOMAS AGUSTI - Monday, 22 October 2012, 12:23 AM
 

 1.- Desde proyecto INCLUD-ED se demuestra que el alumnado aprende más si se involucra en sus actividades a diferentes adultos de la comunidad, y no necesariamente ha de ser un adulto experto. El proyecto se apoya en la teoría de Vigotsky sobre el aprendizaje humano y su naturaleza social, y en su definición del concepto de “zona de desarrollo próximo” que requiere de la “guía de un adulto”, pero en sentido amplio, y no de un adulto experto, para que la/el niña/o aprendan. Sobre esta idea se amplía el rango de los adultos que puede contribuir al aprendizaje de las niñas/os : miembros de la familia o de la comunidad, con diferentes antecedentes, situaciones laborales y tipos de empleo, experiencias educativas y estilos de vida diferentes, también varían en edad, tienen lenguas maternas diferentes porque representan una diversidad de experiencias de vida. Desde las Comunidades de Aprendizaje se relaciona la guía de diferentes adultos con el aprendizaje y con el éxito escolar. Esta sería la primera aportación: una mejora del aprendizaje académico e instrumental. Si se involucra en las actividades escolares a varios adultos(maestros, familiares, vecinos, voluntarios universitarios, exalumnos…) se proporcionan nuevas formas de enseñanza del mismo material y se enriquece el proceso de aprendizaje mejorándose los resultados. Como se multiplica el número de interacciones y se amplía el rango de diferentes perfiles de personas, se proporciona una experiencia muy rica para el alumnado. Al considerar que el alumnado aprende en diversos contextos y a través de diferentes relaciones, es natural que la diversidad de interacciones suponga que se aceleren sus aprendizajes. 2.- La participación de la comunidad supone también el poder conectar el aprendizaje de las aulas con la vida fuera de la escuela, y así dar sentido al conocimiento escolar (inteligencia cultural). Permite situar los aprendizajes que realiza el alumnado en contextos específicos que reflejan experiencias de su vida cotidiana (“aprendizaje situado” Lave y Wenger 1991) y no la creación de aulas como “mundos aparte” donde se lleva a cabo conocimientos y lecciones descontextualizadas de la vida real, de las familias y de otros miembros de la comunidad. Se procuran aprendizajes significativos. 3.- Además de promover el enriquecimiento de la inteligencia cultural, se favorece el desarrollo de la inteligencia comunicativa porque se potencia la capacidad de utilizar el lenguaje para pedir y prestar ayuda a otros para resolver situaciones. 4.- Además de promover un mayor aprendizaje, se favorece la cohesión social (Elboj y Niemela) porque diferentes adultos contribuyen a generar diferentes tipos de conocimiento en el aula. Con esta participación hay interacciones más ricas y más heterogéneas que permiten al alumnado alcanzar una visión más global de la realidad. Cuando el conocimiento de las familias está incluido en el aula, el alumnado aprende a incorporar diferentes perspectivas y habilidades que necesitará en la sociedad actual. Se contribuye también a reducir las desigualdades y la marginación y a promover la integración social. 5.- La inteligencia cultural promueve el aprendizaje y la resolución de conflictos, se da el encuentro entre diferentes perspectivas, estilos de vida y opiniones y el alumnado desarrolla una mayor confianza en sus capacidades porque nadie es menospreciado por hacer las cosas de manera diferente. Se avanza más allá de los estereotipos, hay una mejora global de las relaciones y del comportamiento. Se promueven los valores democráticos. 6.- Se ofrece al alumnado un marco de referencia en el que pueden construir su propio “andamiaje” “Bruner, 1976”( entendido como la ayuda que los adultos ofrecen a los niños para desarrollar sus capacidades) que luego podrán utilizar para seguir aprendiendo por su cuenta. 7.- Mejoran las relaciones entre padres/madres y maestros/maestras, mientras trabajan juntos por el bien de las/los niñas/os llegando a conocerse mejor. 8.- El alumnado podrá desarrollar su inteligencia al aumentar las relaciones con los adultos que están en su entorno escolar. El desarrollo cognitivo se relaciona con el enfoque dialógico del aprendizaje y se considera que, entre otras actividades el desarrollo intelectual se favorece por las interacciones democráticas con otros adultos, entre otros (inteligencia distribuida “Pea 1993”). El conocimiento es una construcción social práctica basada en el esfuerzo y en el diálogo entre las diferentes personas que conforman nuestra sociedad.

 

En mi centro, trabajamos este curso como experiencia nueva con grupos interactivos con diferentes adultos dentro del aula, aunque todos los adultos son "expertos", somos todos profesores del centro. Todavía no hemos podido dar un paso más allá y conseguir que los familiares entren en el aula. Hubo un primer intento de incorporar a profesores jubilidos, exalumnos, etc pero de momento esta idea no ha cuajado. El profesorado todavía es reticente a  acoger a familiares dentro del aula, esto es lo que yo he observado en mi centro, pero confío en que esto cambie y entre todos ampliemos las perspectivas. Tengo interés en entender bien cuáles son las aportaciones de la incorporación de diferentes miembros de la comunidad en el centro para poderlo transmitir con convicción al resto del profesorado. Me parece una idea muy interesante y pienso que es posible llevarla a la práctica y obtener resultados espectaculares.